Medicina oral

La medicina oral es una parte sumamente importante de la odontología y a su vez, la más olvidada.

Es la parte de la odontología que se encarga del diagnóstico y tratamiento de las enfermedades primarias (cuyo origen es la boca) o secundarias (enfermedades generales que repercuten en la boca).
Estar en posesión de un buen conocimiento en medicina bucal facilita una correcta actitud preventiva y, llegado el caso, un rápido diagnóstico y tratamiento oportuno.

Se pueden identificar patologías como: xerostomía o boca seca, quistes, aftas, leucoplasias, enfermedades autoinmunes como el líquen plano o el pénfigo, lesiones precancerosas y cancerosas.

Estas patologías y otras se pueden diagnosticar con una minuciosa exploración clínica de lengua, labios, mejillas,paladar y suelo de boca. En determinados casos para un diagnóstico certero necesitamos realizar pruebas como radiografías, cultivos y biopsias.

El tratamiento de las enfermedades orales depende de la causa y el tipo de lesión. En la mayoría de casos el tratamiento consiste en fármacos de aplicación tópica (enjuagues antisépticos y corticoides) y tratamientos por vía oral. En ocasiones es necesario extirpar la lesión a través de procedimientos quirúrgicos sencillos y mínimamente invasivos.

Cáncer oral

Los dos tipos de cáncer más frecuentes que aparecen en la zona de cabeza y cuello son el cáncer de la cavidad oral y el cáncer de la orofaringe.

El cáncer oral, es un problema que aumenta con la edad, a partir de los 50 años en adelante, es una enfermedad multifactorial, pero dentro de los factores de riesgo, se destacan el papel del tabaco y el alcohol.Cualquier persona puede tener cáncer bucal, pero el riesgo es más alto en hombres, consumidores de tabaco, personas con virus de papiloma humano (VPH) o con antecedentes de cáncer en la región de cabeza o cuello. La exposición frecuente al sol también es un factor de riesgo de cáncer labial.

El 90% de los tumores que aparecen en boca son carcinomas mucoepidermoides de células escamosas.  El papel del odontólogo es primordial para la detección precoz de estos procesos, realizando una correcta historia clínica y exploración extra e intraoral, consiguiendo descubrirlo en estadíos iniciales y así disminuir su morbilidad y mortalidad.

El cáncer oral se puede iniciar en cualquier parte de la boca. La mayoría de los cánceres bucales comienzan en las células planas que cubren la superficie de su boca, lengua o labios.

Los signos y síntomas del cáncer bucal incluyen:

  • Manchas blancas o rojas dentro de la boca (leucoplasia o eritroplasia)
  • Una úlcera,llaga, que no cicatriza en boca o labios
  • Hemorragias en la boca
  • Problemas o dolor al tragar (odinofagia)
  • Un bulto en el cuello
  • Dolor de oído
  • Sensación de cuerpo extraño u ocupación en boca

La causa de estos síntomas puede ser otra afección médica diferente que no sea cáncer. Con frecuencia, el dentista es la primera persona que detecta el cáncer oral u orofaríngeo durante un examen de rutina.

Si le preocupa algún cambio en su cavidad oral acuda al dentista para una correcta valoración.

Lesiones precancerosas 

El término precáncer se refiere a aquellas lesiones que pueden tener un potencial maligno para transformarse en cáncer.

Dentro de éstas, las que normalmente preceden al cáncer oral son la eritroplasia y la leucoplasia.

Leucoplasia

Según la OMS, la leucoplasia es «una mancha o placa blanca que no puede caracterizarse como otra entidad clínica ni patológica».

El diagnóstico provisional de leucoplasia se basa en criterios clínicos (forma,tamaño,color,etc.)  y para el diagnóstico definitivo se requiere la eliminación de los factores etiológicos y un examen histopatológico.

El consumo de tabaco es el factor predisponente más común en el desarrollo de leucoplasias orales, aunque una pequeña proporción de ellas no se asocian con una causa conocida.

La importancia del tabaco en la etiología de la leucoplasia oral se ve confirmada por la mejoría y en muchos casos la desaparición de las lesiones con el cese del hábito tabáquico.

Eritroplasia

Clínicamente aparece como una mácula roja o en forma de placa aterciopelada.

No suele producir sintomatología, únicamente, quizá, escozor ante determinados alimentos.

La eritroplasia es mucho menos frecuente que la leucoplasia, pero tiene mucho más riesgo de presentar una displasia severa en el momento de la toma de biopsia o de evolucionar a un carcinoma invasivo. Por estos motivos ante la aparición de una lesión con un aspecto clínico como el que se ha descrito, se realiza siempre una biopsia para llegar a un diagnóstico anatomopatológico.

Teléfono

982 24 45 99

Localización

Carril das flores, 14, 1º

27002 Lugo

Nuestro horario

Lunes a viernes

  • 10:00 - 13:30
  • 16:00 - 20:30